¿Qué beneficios trajo la cuarentena al planeta y el medio ambiente ?

Los beneficios que trajo la cuarentena

Ya se sabe que las emisiones de carbono han disminuido drásticamente durante el cierre de los paises por la pandemia del covid 19. Igualmente, hay agua clara en los canales de Venecia, cielos azules sobre Delhi y los animales salvajes vagan audazmente por las ciudades cerradas. 

La industria petrolera y las aerolíneas se tambalean en este nuevo mundo, y las emisiones de carbono disminuyen rápidamente. Pero también hay montañas de alimentos que se van a desperdiciar y que las cadenas de suministro no están preparadas para enfrentar. Es mas, los cambios radicales en la vida cotidiana que se están  viendo ahora no van a ser, por suerte, permanentes.

La historia dice que cuando las emisiones han caído bruscamente en el pasado, como lo hacen después de las recesiones, a menudo hay un rebote que elimina cualquier reducción a corto plazo de estas emisiones. Por ello, se podría ver un cambio medioambiental positivo y duradero después de la pandemia. Pero todo se reduce a la manera de seguir  adelante después del cierre.

La Disminución de la contaminación y las emisiones en los continentes

La contaminación y las emisiones de gases de efecto invernadero han disminuido en todos los continentes mientras los países tratan de contener la propagación del nuevo coronavirus. 

En cuestión de meses, el mundo se ha transformado. Miles de personas ya han muerto, y cientos de miles más han caído enfermas, por un coronavirus que era desconocido antes de aparecer en la ciudad de Wuhan en diciembre de 2019. Para millones de personas que no se han contagiado de la enfermedad, toda su forma de vida ha cambiado por ella.

Las calles de Wuhan, China, están desiertas después de que las autoridades implementaran un estricto bloqueo. En Italia, las restricciones de viaje más extensas están en vigor desde la Segunda Guerra Mundial. En Londres, los normalmente bulliciosos pubs, bares y teatros han sido cerrados y se ha dicho a la gente que se quede en sus casas. 

En todo el mundo, los vuelos han cancelado o dando la vuelta en pleno vuelo, a medida que la industria de la aviación se va ajustando. Los que pueden hacerlo se refugian en sus casas, practicando el distanciamiento social y trabajando a distancia.

Todo ello con el fin de controlar la propagación del Covid-19, y con suerte reducir el número de muertes. Pero todo este cambio también ha llevado a algunas consecuencias inesperadas. El cierre de industrias, redes de transporte y empresas ha provocado un descenso repentino de las emisiones de carbono. 

En comparación con esta época el año pasado, los niveles de contaminación en Nueva York se han reducido en casi un 50% gracias a las medidas de contención del virus. 

En China, las emisiones cayeron un 25% a principios de año, ya que se instruyó a la gente para que se quedara en casa, las fábricas cerraron y el uso de carbón cayó un 40% en las seis mayores centrales eléctricas de China desde el último trimestre de 2019. 

La proporción de días con aire de buena calidad aumentó un 11,4% en comparación con el mismo período del año pasado en 337 ciudades de toda China, según su Ministerio de Ecología y Medio Ambiente. En Europa, las imágenes de satélite muestran que las emisiones de dióxido de nitrógeno (NO2) se desvanecen en el norte de Italia. Una historia similar se está desarrollando en España y el Reino Unido. 

¿Qué beneficios trajo la cuarentena al planeta y el medio ambiente ?

Sólo una amenaza inmediata y existencial como la de Covid-19 podría haber llevado a un cambio tan profundo y tan rápido. Igualmente, las muertes por el virus de casos confirmados en todo el mundo ya están en el millón de personas.  

Además del número de muertes tempranas, la pandemia ha provocado la pérdida generalizada de empleos y ha amenazado los medios de vida de millones de personas mientras las empresas luchan por hacer frente a las restricciones que se están imponiendo para controlar el virus. 

La actividad económica se ha estancado y los mercados bursátiles se han desplomado junto con la disminución de las emisiones de carbono. Es precisamente lo contrario del impulso hacia una economía descarbonizada y sostenible que muchos han estado defendiendo durante décadas.

Una pandemia mundial que se está cobrando la vida de las personas tampoco debería verse como una forma de provocar un cambio medioambiental. Por un lado, no es nada seguro cuán duradero será este descenso de las emisiones, pero, han disminuido tanto las emisiones de carbono y contaminantes, que tal vez no hubiera ocurrido si no hubiese sido por la pandemia.

No obstante, parecen ser diferentes las razones por las que las emisiones han disminuido, pero, no hay que negar que ocurrieron producto de la pandemia.  Tómese por ejemplo, el transporte, que constituye el 23% de las emisiones mundiales de carbono. 

Estas emisiones han disminuido a corto plazo en países donde las medidas de salud pública, como mantener a la gente en sus casas, han reducido los viajes innecesarios. La conducción y la aviación son los principales contribuyentes a las emisiones del transporte, ya que contribuyen con el 72% y el 11% de las emisiones de gases de efecto invernadero del sector del transporte, respectivamente.

Lo que pueden ocurrir cuando las medidas de restricción por el covid 19 se levanten

Se sabe que, durante el tiempo que dure la pandemia, habrá una reducción de los viajes, por lo que, estas emisiones se mantendrán bajas. En términos de viajes rutinarios como los desplazamientos, los kilómetros que se dejaron sin recorrer durante la pandemia no van a volver porque, no se va a viajar a la oficina dos veces al día para compensar todas las veces que se  trabajó desde casa. 

Existen argumentos en varias direcciones, puede ser el caso de que la gente que está evitando viajar ahora mismo aprecie realmente pasar tiempo con las familias y centrarse en esas prioridades realmente esenciales. Estos momentos de crisis pueden poner de relieve la importancia de esas prioridades y ayudar a la gente a centrarse en la salud y el bienestar de la familia, los amigos y la comunidad.

Si este cambio de enfoque como resultado de la pandemia se mantiene, entonces esto podría ayudar a mantener las emisiones más bajas. Pero hay otro camino que podría seguirse. También podría ser que la gente esté posponiendo los viajes de larga distancia, pero planean hacerlos más tarde.

Los vuelos frecuentes forman una gran parte de la huella de carbono para las personas que lo hacen regularmente, por lo que estas emisiones podrían simplemente volver si la gente vuelve a sus viejos hábitos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *